Campamento furry de la UFA
"ANIMALES SUELTOS"


El pasado 3 de enero se realizó en Mar Del Plata el primer campamento furry, lo que significó una total invasion a la casa de Gato Gris, para luego ir hacia las afueras, y acampar en algun lugar distanciado de todo, y como todos sabran, cada vez que se planifica un campamento, nada sale como uno espera ^_^

Pero despues de todo, la pasamos muy bien !!!!!

Crónicas del Primer Campamento Oficial de la UFA:
 

Primer campamento furry de la UFA
-- ANIMALES SUELTOS--

 

Bueno, al fin tuvimos el primer campamento oficial de la UFA, el UFACamp 2005 "Animales Sueltos", y la verdad es que la diversión no faltó.
- Fuimos 7 los que pudimos venir, ojalá que la próxima seamos muchos más.
Para abaratar costos se decidió ir a Mar del Plata en auto.
 

- Todo comenzó una tranquila mañana, en la que acomodabamos el vehiculo para iniciar el viaje hacia Mar del plata, sabiendo que teniamos que pasar por Buenos Aires, siendo este punto, un verdadero quilombo, decidimos salir con tiempo de sobra.
 


- Partimos en el auto, Zorro que era el que conducia, Fire, un integrante de la UFA que es de Buenos Aires, pero actualmente se encuentra viviendo en Philadelphia, U.S.A.
Luego estaban
Fenix y Hernan, lo destacable de estos ultimos dos chicos, es que no son furries, Fenix ha colaborado mucho con nosotros y al igual que Hernan le gustan mucho los campamentos, asi que decidieron "engancharse" amablemente luego que se mensionara dicho viaje ^_^

 

- Habiendo cargado a su maxima capacidad el tanque de nafta y el de gas, enfilamos en direccion a la Autopista Rosario - Buenos Aires. El viaje avanzo sin ningun contratiempo, Fenix y Hernan se "apagagaron" apenas ingresamos en la autopista.
 


- Al llegar a Buenos Aires es cuando todos andabamos con todos los sentidos puestos en no pasarnos ninguna salida, ya que los accesos a Buenos Aires son conocidos por ser mu complicados si uno no sabe el camino correcto, y todo fué bien hasta que Fire ve un cartel a lo lejos haciendo el clasico y totalmente inesperado comentario
"Era por alla!"
Unos 20 minutos despues, logramos retomar el camino correcto y ahi si, llegamos enseguida al punto de reunion para levantar a Zero y Snake

 

- Snake se tomó el buque desde Montevideo hasta Buenos Aires, por donde los pasaron a buscar a él y a Furry Zero, donde lamentablemente Fire se quedó en Buenos Aires, debido a que en pocos dias ya viajaba de vuelta a U.S.A.
 


- Cuando llegaron a la ciudad de Mar del Plata trataron de ubicarse con el planito que Gato Gris les había hecho para llegar a su casa, pero se pasaron de largo. Después de andar dando vueltas por la ciudad, casi se equivocan y tocan timbre en una casa que no era la de Gato. Pero bueno, por suerte la encontraron al final.

 
- Gato los recibió con un peinado estilo Berugo Carámbula en las películas de Brigada Z, por lo cual no pararon de gastarlo en todo el campamento. Ahí nomás fueron a hacer las compras para irse de campamento al día siguiente. En el supermercado Snake le sacó una foto a unos juguetes empaquetados de una manera muy yiffy.
 

- En todos los garages de la ciudad exigían dejar la llave del coche, así que al final Zorro por precaución dejó su auto estacionado en la puerta de la casa de Gato y no durmió ni una noche por cuidarlo. Mientras cocinaban la cena esa noche, Fénix y Hernán salieron a hablar por teléfono y no regresaban. Los demás, preocupados porque se hubieran perdido, salieron a buscarlos infructuosamente. Al final llegaron justo cuando olfatearon que la comida estaba lista.

 
- Zero y Gato se pusieron a inflar unos colchones inflables y les pegó re mal, se cagaban de risa solos. Todavía no sabemos si tenían algo esos colchones, o si se los fumaron en vez de inflarlos.
 

A la mañana siguiente partieron Zorro, Zero, Snake y Gato con los bolsos y las carpas en el auto y Fénix, Hernán y Alejandro se tomaron el bondi (que tardó como dos horas en pasar) Antes de llegar al lugar del camping (a 23 Km. de la ciudad), Gato se confundió de camino y les hizo tomar una calle de tierra que terminaba en la nada. Luego de volver atrás y retomar la ruta, volvió a confundirse y llegaron hasta la entrada de la fábrica de gaseosas Goliat. Estaban medio preocupados por la poca cantidad de nafta que les quedaba en el auto. No habría sido tan difícil si hubieran seguido por la ruta hasta llegar al cartel con una flecha que decía "CAMPING".

 
    - Una vez en el camping, la carpa de Gato se armó fácilmente, pero la de Zorro llevó un buen tiempo ya que los caños tenían todos distinta medida y no encastraban unos en otros. Después de dar muchas vueltas y con un poco de aceite y varios martillazos lograron armarla más o menos, aunque quedó media chueca.
 

- Fénix y Ale se la pasaron toda la tarde jugando al ajedrez mientras los otros se aburrían. Para comer prepararon arroz en una olla muy pequeña que se rebalsaba, pegandose y quemandose al fondo de la misma. Pero con atún, arvejas y mucha mayonesa se logró que quedara Lo suficientemente comible como para que pueda ser digerido.

 
    - Como la pileta estaba siendo desinfectada, se fueron a jugar al pool, al metegol y a los fichines. Cuando oscureció, vieron que el farol que estaba junto a las carpas era el único que no andaba. Zorro, se acercó para ver si se podia arreglar, tomandolo con ambas garras, con la tipica mimica de estar estrangulandolo y al contrario de lo que se esperaria, literalmente estranguló al farol, el cual falleció con un fogonazo.
 

- Para tener luz pusieron una lámpara portátil que de golpe dejó de andar y tuvieron que atarla con un cacho de bolsa para que tire un poco más. Hicieron una gran fogata y Fénix, fiel a su naturaleza ígnea, se puso como loco con el fuego, estaba meta echar hojas secas para que hiciera llamarada.

 
    - Para comer hicieron más arroz y lo mezclaron con polenta y mayonesa, quedando una mezcla bastante extraña aunque alimenticia sin duda. Esa noche los mataron los mosquitos, al otro día se compraron espirales para meter en las carpas antes de dormir.
 

- A la mañana siguiente se fueron a la pileta bien temprano, al fin ya estaba habilitada, hacía bastante calor ese día. Después Zero se puso a arreglar la portátil al mejor estilo Mac Gyver, y la arreglo! Esta vez compraron unas milanesas y una pizza para comer. Snake se pidió tres sánguches de milanesa pensando que serían chicos, pero no lo fueron. Así y todo no tuvo problemas para terminárselos, y de paso aprovechó para desquitarse de la comida vegetarianha que le hacen en su casa.

 
    - Más tarde Fénix, Hernán, Snake y Gato fueron a escalar la sierra, pero abandonaron a mitad de camino porque estaba oscureciendo (y estaban algo cansados, excepto Snake que corría sierra arriba como loco!)
 
- Cuando oscureció amenazaba una tormenta terrible con muchos relámpagos, pero por suerte pasó lejos y tuvieron una buena noche. Fueron a comer pizza libre, y casi dejan al restaurant sin gaseosas! Zorro se puso a contar algunas de sus muchas anécdotas, y recordaron marcas de gaseosas berretas.
 
    - Antes de ir a dormir hicieron otra fogata, Fénix juntaba maderitas con una bolsa de supermercado. Se pusieron a hablar sobre pesadillas, espiritismo y otros temas que nunca faltan en los campamentos. Luego entraron en una "prufunda" discusión filosófica acerca de la Ley de Murphy. No se pudieron poner de acuerdo acerca de qué pasaría si se arroja desde cierta altura un gato con una tostada con mermelada o manteca atada en la espalda. Zero dijo que se prende fuego como los autos del GTA.
 

- Una vez en la carpa se pusieron a hablar estupideces a plena voz, molestando a todas las carpas vecinas. Fénix se copó y no podía parar de hablar! Snake demostró su increíble habilidad para hablar a tres voces al mismo tiempo apretándose las mejillas o algo asi.

 
    -A la mañana siguiente emprendieron el regreso a Mar del Plata. Esta vez se metieron los 7 como pudieron en el auto, con 4 sentados atrás y Fénix tirado encima, fue una verdadera furpile! Y como era de esperarse, Fénix se puso a jugar ajedrez con Ale, cantando las jugadas imaginandose el tablero.
 

- Esa tarde se fueron de compras al centro. Recorrieron comiquerías, librerías, casas de artículos importados, tiendas de juguetes antiguos, sex-shops, etc. y se gastaron los morlacos. A la noche Ale, Fénix y Hernán se quedaron jugando al ajedrez en el club de Ale, mientras que los demás se prepararon unas hamburguesas caseras hechas por Gato.
Tarde de madrugada los otros tres llegaron a lo de Gato, después de haberse ido de juerga y parranda por ahí.

 
    - Al día siguiente fueron a la playa, y se nubló! (eso pasa por subestimar la Ley de Murphy) A Fénix lo enterraron en la arena y le esculpieron un fénix alrededor. Luego Zorro se puso a esculpir un furry usando arena húmeda.
 

- A la noche se pusieron a hablar sobre motores de transatlánticos, que tienen el tamaño de edificios, y a hacer chistes pavos al respecto, como tunear un barco, o un barco hundido y el capitán que dice "es que lo tengo planchado" Después Gato, Snake y Fénix se pusieron a hablar de matemática, mientras los otros se aburrían terriblemente y no entendían nada.

 
    - Bien temprano a la mañana se fueron a ver el amanecer en el mar. Luego, de vuelta en la casa de Gato, algunos armaron una pequeña furpile para despedir la jornada del campamento. Los demás se quedaron con las ganas :P
 

- Cuando se quisieron sacar la foto grupal final, y para seguir confirmando la Ley de Murphy, una vieja se cruzó delante de la cámara. Mientras se despedían, se pusieron de acuerdo para contar la historia de lo que fue el primer campamento furry argentino. Y aunque pensaban que ya las aventuras se habían terminado, durante el trayecto de vuelta por una ventana abierta se voló un dibujo que Gato le había hecho a Zorro y tuvieron que volver a buscarlo!

 

Y como nunca puede faltar el dato tragico y menos despues de estar teniendo un viaje tan tranquilo, habiendo pasado por Buenos Aires ya, dejando a Snake y Zero, prosiguiendo el viaje hacia Rosario.
A tan solo 50 km de Rosario, decidieron hacer una parada para recargar el tanque de gas y ahorrar un poco mas, en esa parada, el auto agarró un poso, el cual aflojó el tensor de la dirección hidraulica, haciendo que la conduccion fuera tan facil y comoda como empujar un bloque de granito con los dientes. Sumado a eso, el gas de esa estación, era de tan mala calidad que no lograban mantener el auto ensendido, intentando apagarse incluso a mas de 120 km, teniendo que volver a usar la nafta que quedaba. (Claro que Zorro no comentó nada de esto mientras viajaban para que no se asustaran :P)